Seguro habrás escuchado en incontables ocasiones aquellas frases que dicen que la vida pasa muy deprisa, la juventud pasa demasiado rápido, los hijos crecen demasiado rápido y los años se nos escapan como el viento entre los dedos.

Hoy en día todos vamos muy deprisa de un lugar a otro y esa misma velocidad hace que apenas tengamos un momento para detenernos a responder a la pregunta: ¿para qué existimos? Muchos son los debates que podríamos abrir para intentar responder a tal pregunta, sin embargo, muchas respuestas se nos revelan si damos algunas ideas a la pregunta contraria: ¿Para qué No existimos?

No existimos para:

-Mantener una relación tóxica por miedo a la soledad
-Perdernos en el consumismo, la masificación y la vanidad.
-Evitar riesgos y cambios profundos en nuestro transcurso de vida.
-Conocer únicamente nuestra ciudad o nuestro país.
-Pasar demasiado tiempo realizando un trabajo contrario a nuestros valores.
-No cuestionar lo aprendido en la infancia.
-No creer en nosotros mismos y en nuestras posibilidades.

A pesar de las dificultades es necesario aspirar a que nuestra vida se convierta en nuestro legado, en una historia digna de ser contada por quienes nos precedan, que nadie nos acuse de vivir dormidos o ausentes ante al regalo de la existencia. ‪#‎ser‬ ‪#‎cambio‬ ‪#‎liderazgo‬ ‪#‎propósito

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!