En muchas ocasiones la vivencia de lo habitual nos vuelve rígidos, la rutina de hacer cada día lo mismo ha hecho que perdamos la noción de fluidez y nada nos hace más vulnerables ante la apatía que permanecer inmóviles cuando sabemos por intuición interna que ha llegado ya el tiempo del movimiento.

Rigidez y movimiento tienen sus momentos, a veces es bueno quedarse quieto y esperar y otras veces es necesario correr para poder despegar, el vi...ajero eterno que nunca detiene su marcha no está viajando, está huyendo y el que nunca se ha movido del lugar donde se encuentra no está despierto, está dormido. NADA y ALGO son opuestos pero ambos se necesitan para entender el TODO.

El tiempo de la quietud termina cuando comenzamos a sentir tristeza, desgano, hastío y apatía, estas alarmas naturales nos invitan al cambio y el cambio conlleva movimiento, el movimiento renueva, nos da inspiración y despierta en nosotros el deseo natural de crear…somos como volcanes y no podremos contener nuestra fuerza eternamente, quizá, también para ti haya llegado el momento de entrar en erupción.

Pasado el caos de la actividad debe llegar de nuevo el orden del recogimiento, la quietud da claridad y nos ayuda a resolver los enredos causados por el movimiento…ahora, sólo tú debes decidir lo que necesitas para continuar a partir de este momento. ‪#‎spiritofchange‬ ‪#‎ser‬ ‪#‎propósito‬ ‪#‎liderazgo‬ ‪#‎cambio‬ ‪#‎responsabilidad‬ ‪#‎libertad

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!